miércoles, 23 de abril de 2014

Lucas Romero

La continuidad es una virtud que cada vez escasea con mayor frecuencia en el mundo del fútbol. Si nos fijamos en el fútbol argentino, la situación se acentúa. Los campeonatos cortos propician que los proyectos a largo plazo brillen por su ausencia. Como en toda regla, hay una excepción, y esta se llama Vélez Sarsfield. Ricardo Gareca gozó de la confianza de la dirigencia del ‘fortín’, y los resultados hablan por sí solos: 4 campeonatos locales, una semifinal de Libertadores, y un subcampeonato de Copa Sudamericana. Además, en este tiempo Vélez se ha caracterizado por ser uno de los equipos más serios del balompié argentino. Tras la marcha de Gareca, el club ha decidido apostar por su mano derecha, el ‘Turu’ Flores, pretendiendo dar continuidad al proyecto. La cantera cuenta con un papel principal en el Vélez actual, y en ella nos vamos a fijar. Hoy os presentamos a Lucas Daniel Romero, un jugador que a sus 20 años recién cumplidos, (18 de Abril de 1994), se ha hecho dueño y señor de la medular de Vélez.

La historia de Lucas Romero nace en la humilde localidad de Loma Hermosa, situada situada al noroeste de Buenos Aires. Allí, con apenas 3 años, empieza a jugar para el club Punto de Encuentro, con chicos que casi le doblaban la edad. Con 7 años tuvo la oportunidad que a la postre le cambiaría la vida. Pudo probarse en Vélez, de donde no se ha movido hasta hoy, pasando por todas las categorías inferiores de la institución de Liniers. Su debut con el primer equipo llegaría en el Torneo Inicial 2012, entrando como suplente en un partido en el que Vélez empataría (0-0) frente a Estudiantes de la Plata. A la semana siguiente le tocaría estrenarse como titular, nada más y nada menos que frente a River Plate, en un choque en el que dio buena muestra de su aptitud para saber soportar la presión. Internacional en categorías menores con Argentina, disputó el Sudamericano sub-20 en 2012, en la que la albiceleste fue anfitriona.

Lucas Romero es un mediocentro diestro, de poca estatura, apenas 1,72 metros de altura, pero fuerte y potente, lo que le hace ir al choque frente al rival con posibilidades de salir vencedor. ‘Turu’ Flores lo sitúa en un doble pivote -esquema 4-4-2-, donde su función principal consiste en la recuperación y salida sencilla de la pelota. Sin embargo, también puede actuar como pivote único, por delante de la línea defensiva. Es rápido, sabe leer el juego y tiene una muy buena capacidad de anticipación, lo que le lleva a ser muy eficaz en el robo. Con calidad para combinar y asociarse, con frecuencia es el elegido para dar comienzo a la jugada. Toca rápido, empleando apoyos de uno o dos toques que otorgan una gran fluidez al juego. En desplazamientos largos, sus cambios de sentido proporcionan mucho oxígeno al equipo. Dinámico, intenso, muy metido en el partido en todo momento, se hace grande en la zona ancha,  realizando un considerable despliegue físico que se convierte en fundamental para que Vélez ejerza una presión alta a la salida rival. No aparece demasiado por el área rival, aunque tiene un poderoso disparo desde media distancia.

En el torneo que aún se está disputando, y en el que Velez anda lejos de la cabeza, Lucas Romero está siendo una de las piezas claves en el esquema de Flores, erigiéndose como uno de los jugadores más regulares del equipo de Liniers y rindiendo a gran nivel, esto hace que con casi toda posibilidad se le vayan a presentar oportunidades en los próximos meses para embarcar a Europa, pero, de momento, Vélez lo tiene bien atado, ya que le firmó un contrato que une a ambas partes hasta el año 2016. Mientras, ‘el negro’, como también le conocen, sigue creciendo a pasos agigantados partido tras partido, mirando de reojo al sueño de ser internacional con la selección absoluta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada