viernes, 13 de mayo de 2016

Un equipo de otra época

Leí hace pocos días que el Atlético de Madrid era un equipo de otra época, y no pude estar más de acuerdo con esa afirmación. Desde que Simeone aterrizara a orillas del Manzanares e implantara su modelo, el Atleti ha experimentado una metamorfosis digna de estudio. Tanto como la que va de estar cerca del descenso a pelear por ser el mejor equipo del continente. Pero más allá del resultado e incluso del juego, merece la pena fijarse en la actitud de un equipo en el más puro significado de la palabra. Da la sensación de que los Godín, Juanfran, Gabi, Tiago o Koke no están impregnados de este fútbol moderno donde la mayor preocupación del jugador parece el ‘look’ que lucirá en la próxima jornada o ser un icono en la red social de moda. Tienen otra meta. La de defender un escudo, la de pelear cada balón, la de competir cada centímetro de césped. La de ganar, ganar, ganar y volver a ganar, que tan bien definió Don Luis Aragonés. Lejos de tuits o de exhibir un par de botas de diferentes colores, cuando saltan los de rojiblanco al campo van con todo, no se amilanan en ningún duelo, no dudan si tienen que dar una patada, no se lo piensan si es necesario lanzarse al suelo y mancharse las calzonas de barro. Como si esto fuera los añorados 80 o 90. Un equipo de otro tiempo. Aspectos que también se enseñan, que también se aprenden, que también se entrenan, más allá de un sistema táctico o una preparación física.


Feo, fuerte y formal, como diría el mítico ‘Loquillo’. El Atleti no es un equipo que destaque por la plasticidad de su juego. Ni tan siquiera es un conjunto recomendable de ver si lo único que buscas es pasar dos horas entretenidas o de puro espectáculo delante de la televisión. Pero además de un entretenimiento, esto es básicamente un deporte y el ‘quid’ de la cuestión radica en ganar, en competir, y ahí el Atlético de Madrid de Simeone es dificilísimo de superar, como bien muestras los tajantes números, o el palmarés. Orgullo, garra, corazón, entrega, lucha. El esfuerzo que no se negocia. Si eres del Atleti, ganes o pierdas, te irás con la cabeza alta, y eso, como hincha de un club, es lo mejor que te puede pasar. Si eres del rival, o un espectador neutral, habrá cosas que no te gusten, que te desquicien, y desde luego pocas de las que te vayas a quedar prendado en cuanto a belleza se refiere, pero probablemente todos querrían los jugadores de su equipo defendieran su camiseta  con ese convencimiento y  esa pasión. O con el sentimiento de pertenencia que comenta Simeone. No es de extrañar que el “orgulloso de nuestros jugadores” sea uno de los cánticos que con más fuerza resuenan en el Vicente Calderón en los últimos tiempos. Desde luego, un equipo de otra época. Una época en la que la pelota y el escudo eran lo más importante para un jugador.

miércoles, 20 de abril de 2016

El fútbol desde abajo: José Miguel Caballero

Lejos de los focos de la multitud, de los contratos con numerosos ceros, de las portadas de los grandes diarios, cada semana también tenemos cita con un fútbol diferente pero igualmente interesante, atractivo, humilde y competitivo. Se trata del balompié de otras categorías más bajas de nuestro país, que al igual que ocurre en la élite, cuenta con equipos que tienen sus objetivos e ilusiones y futbolistas que merecen atención. Hoy nos desplazamos a tierras gaditanas.

Allí, el Conil C.F. pelea por conseguir la salvación y permanecer una temporada más en la Tercera División del fútbol español, una meta más que importante para un club refundado hace poco más de una década y que, pese a llegar a los últimos compases del curso en posiciones de descenso, aún puede lograr si es capaz de vencer y se dan otros resultados. En la medular del conjunto conileño destaca José Miguel Caballero (29-11-1988), un mediocentro producto de la cantera del Cádiz, y que pese a su juventud ya cuenta con una dilatada experiencia.

Como comentábamos, José Miguel Caballero, o Josemi, como también se le conoce, se formó en los escalafones inferiores del Cádiz, club con el que llegó a debutar con el primer equipo en el curso 2008-2009 con apenas 20 años, en un encuentro frente al Guadalajara, para pasar a formar parte del primer plantel de forma definitiva un par de años más tarde. Caballero se armó de valor y continuó persiguiendo el sueño de ser futbolista fuera de nuestras fronteras, marchándose a tierras alemanas para enrolarse en las filas del TSV Grunbach primero y más tarde pasar por el Karlsruhe II y FC Espanol. Decidió poner punto y final a su aventura teutona para regresar a casa, y nunca mejor dicho, ya que firmó por el equipo de la localidad que lo vio nacer, el Chiclana. Ahora, en el Conil C.F., es uno de los hombres importantes en los esquemas del técnico Alejandro Varela.

JoseMiguel Caballero es un mediocentro de perfil defensivo, con una notable presencia física, espigado (1,85 metros de altura) y complexión fuerte. Situado por delante de la línea defensiva, sus buenos conceptos tácticos e interpretación del juego hace que se sienta cómodo tanto en un doble pivote o actuando como único miembro en la medular. Diestro, aunque maneja con soltura la izquierda, acostumbra a ejecutar muy bien sus funciones: estar bien posicionado, robar y combinar con criterio. Es duro en el cuerpeo y con un juego aéreo poderoso. A su juego debe sumar algo más de llegada al área rival y explotar su buen disparo a portería.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Luciano Cabral, un '10' de los de antes

Con la retirada de Juan Román Riquelme se marchó el último gran ‘10’ argentino, una estirpe caracterizada por el toque, la pausa y el talento innato, que tradicionalmente ha puesto una nota singular al fútbol del país. Estas condiciones, cada vez más difíciles de encontrar tanto en Argentina como en el resto del balompié mundial, hacen que sea precisamente más anhelada. La pelea, la lucha y el choque han desterrado casi por completo al jugador elegante, al clásico mediapunta dotado de una técnica privilegiada, al que jugaba y hacía jugar. Sin embargo, siempre hay nuevos proyectos. En Argentinos Juniors, cuna de excelsos futbolistas, tienen uno que apunta maneras. Su nombre es Luciano Javier Cabral, 20 años, (26 de Abril de 1995, Mendoza, Argentina) y en el ‘bicho’ empieza a mostrar su maestría para dibujar jugadas de ensueño que recuerdan que el balón en el pie, además de una filosofía, también es un arte.

Luciano Cabral comenzó a formarse como jugador en el CAI de Comodoro Rivadavia, donde debutó en la Primera B Nacional con tan solo 16 años. No tardó Argentinos Juniors en fijarse en él, incorporándolo para su cantera. Apenas un par de temporadas más tarde, el mítico Claudio Borghi premió sus progresión con las inferiores dándole la oportunidad de debutar en la máxima categoría. Con el descenso de Argentinos tuvo la oportunidad de aumentar sus minutos con el primer equipo de la paternal, además de formar sociedad con su ídolo, Riquelme. En el último semestre ha sido importante en los esquemas de Néstor Gorosito, dejando algunas actuaciones realmente brillantes.

Luciano Cabral es un volante ofensivo zurdo, que puede actuar como interior por izquierda, pero cuya posición natural es la de mediapunta. Enganche típico, por detrás del punta, provisto de absoluta libertad de movimientos y liberado de cargas defensiva. Su función: crear, dar riendas suelta a su fútbol imaginativo y procurar que sus participaciones se traduzcan en producciones ofensivas para Argentinos. Pequeño y sin demasiada consistencia corporal, Cabral encuentra un hándicap en sus condiciones físicas, ya que tampoco es rápido, algo que se acentúa sobre todo en carrera, y que enmascara a la perfección con su velocidad para pensar, ver y ejecutar. Su técnica individual es muy depurada, con manejo de la pelota sensacional, la protege con suma destreza, además tiene habilidad para salir de la presión rival en espacios reducidos, algo que busca con frecuencia desafiando al rival, y se asocia con bastante precisión, sin perder de vista al punta, y con una notable visión de juego que le hacen tener argumentos para ser un destacado asistente. Descarado y atrevido, Argentinos le busca continuamente para ser el faro que ilumine todas las posibilidades ofensivas, y él no se amilana, se ofrece y pide la pelota continuamente. Le falta sumar más incidencia rematadora de cara a la portería rival.

Luciano Cabral es argentino, pero tiene ascendencia chilena, lo que le ha hecho decantarse por ‘la roja’, al menos en categorías inferiores, yendo convocado con la selección sub-20, con la que disputó el pasado sudamericano celebrado en Uruguay e incluso anotó dos goles.  

martes, 8 de diciembre de 2015

Nicolás Delgadillo

Fuente: www.velezsarsfield.com.ar
El fútbol argentino anda de descanso, tras uno de los torneos más estrambóticos que han tenido lugar, y que será recordado por que fueron nada más y nada menos que 30 los participantes, y uno el campeón, Boca Juniors. En este ‘stand by’ varios clubes han aprovechado para modificar muchas cosas, entre otras, como no podía ser de otra forma, los técnicos. Han sido varios entrenadores los que han dejado su cargo y San Lorenzo, Racing o Vélez, entre otros, iniciarán un nuevo proyecto que estrenará comandante. En el caso de éste último, Vélez, será la tercera apuesta desde que Ricardo Gareca decidió poner punto y final a su etapa en Liniers. Ahora llega Christian Bassedas a un banquillo donde ni ‘Turu’ Flores primero, ni Miguel Russo después, han conseguido darle estabilidad. Vélez es un equipo que pelea ante las adversidades económicas con una confianza total en su cantera. Ya en el pasado campeonato llegaron a presentar equipos que estaban compuestos casi al completo por gente de la casa y ya son varias las perlas que se han situado en el escaparate, como son los casos de Emiliano Amor, Lautaro Gianetti, Lucas Romero, Yamil Asad, Jorge Correa o Agustín Doffo.

Al igual que los nombres anteriormente mencionados, nuestro protagonista de hoy también es un producto del inagotable vivero de Vélez. Nicolás Delgadillo, 18 años, (2 de Octubre de 1997, Buenos Aires, Argentina), suma un pequeño puñado de partidos con el primer equipo de Vélez, desde que allá por el mes de Mayo Russo le diera la oportunidad de debutar en un encuentro frente a San Lorenzo. Pocos días antes jugaba en la quinta división del equipo velezano, y desde entonces ha sido de la partida en varias ocasiones como titular, consiguiendo anotar 1 gol y dar 3 asistencias, erigiéndose en una de las apariciones más esperanzadoras del fortín en estos últimos meses.

Nicolás Delgadillo es un extremo zurdo, que también puede jugar algo más centrado, pero que suele hacerlo en su banda natural, el flanco izquierdo del ataque, algo tan lógico como inusual en estos tiempos. Con 1,77 de estatura y unos 70 kg de peso, sus mejores virtudes físicas se concentran en la velocidad, la potencia una vez que inicia la carrera, la agilidad y la habilidad. Recursos en los que se apoya con frecuencia para desempeñar su juego. De muy buen manejo con su pierna izquierda, puede emplear con suficiencia la diestra. Le gusta mirar a portería en cuanto tiene ocasión y ha dejado entrever un disparo desde media distancia más que interesante, lo que incluso le ha valido para encargarse del balón parado. Pero donde Delgadillo se ha mostrado como un jugador especial es en el desborde. Descarado, atrevido y con un gran desparpajo, pide la pelota y encara sin ningún complejo. Llama la atención la cantidad de veces que es capaz de superar a su par en el uno contra uno y desde aquí generar situaciones de peligro. Sabe sus condiciones para desequilibrar y no duda en ponerlas en práctica. Con muy buenos argumentos en el regate, explosivo y difícil de parar en carrera. Esta capacidad para desbordar proporciona una gran profundidad en sus jugadas, que luego suele finalizar con el centro al área, faceta en la que puede y debe sumar mayor precisión.

Fuente: www.velezsarsfield.com.ar
Delgadillo aún es un talento por pulir. Debe aprender a leer mejor el juego en muchas ocasiones, progresar en la toma de decisiones, aspectos en los que puede crecer perfectamente con el paso de los partidos y la experiencia. Con contrato en Vélez hasta 2018, de momento, con menos de una veintena de partidos en Primera, destaca su talento y personalidad para ser importante y superar la presión, lo que hace que ya suena para ir al viejo continente, ya sea directamente a un equipo europeo o previa compra por un grupo inversor. 

lunes, 26 de octubre de 2015

Ezequiel Unsain

Rosario es una ciudad que futbolísticamente vive dividida y siempre al rojo vivo. Y como suele suceder en estos casos, cuando unos ríen, otros lloran. En estos días, Central vive ilusionado, tiene la posibilidad, difícil pero real, de salir campeón del torneo, a falta de dos jornadas y cinco puntos por debajo de Boca, al que recibe en su feudo en la última jornada. Además, los ‘canallas’ se han metido por segundo año consecutivo en la final de copa, donde también tendrán como rivales a los ‘xeneizes’. Espectacular temporada de los de Coudet. En el otro bando, Newell’s camina por una de las campañas más convulsas de los últimos tiempos, con malos resultados, la pérdida de una identidad que se creía mucho más sólida, y la llegada al banco de Lucas Bernardi, que hasta hace muy poco defendía en el césped la camiseta rojinegra. De los pocos motivos para la ilusión en la hinchada ‘leprosa’ en los últimos meses ha sido la aparición de varios jóvenes talentos, a los que se le augura un futuro más que prometedor. Hoy vamos a hablar de uno de ellos, el guardameta Ezequiel Unsain, 20 años, (9 de Marzo de 1995, Entre Ríos, Argentina).

Ezequiel Unsain llegó ingresó en las categorías inferiores de Newell’s Old Boys con apenas 14 años, pasando a formar parte de la novena categoría del cuadro rosarino. Ha ido destacando por los diferentes equipos menores del cuadro rosarino, hasta tal punto de ser convocado con el plantel profesional con tan solo 18 años. Su debut ha llegado en este mismo torneo, donde el mal momento defensivo de Newell’s provocó que Bernardi hiciera cambios también en la portería, dándole la oportunidad al joven Unsain en sustitución del experimentado Óscar Ustari. El canterano ha respondido, asentándose como guardameta titular del primer equipo, con partidos destacados como los que firmó ante Atlético de Rafaela o Estudiantes.

Que Bernardi haya apostado por un guardameta tan joven como Ezequiel Unsain, en una demarcación tan especial y en un momento tan complicado, no es casualidad. El arquero ha demostrado ir sobrado de personalidad, no le pesa la responsabilidad y posee un gran descaro. Newell’s suele apostar por una salida de balón limpia desde atrás, salir combinando en todo momento, y a Unsain no le asusta el tomar riesgos con la pelota en los pies, buscando el desplazamiento de balón en largo y en ocasiones colindando entre la valentía y la temeridad. Muy atento y metido en el partido en todo momento, esto le hace anteponerse en la lectura de las jugadas cuando tiene que abandonar la portería, mostrándose muy veloz en las salidas. Roza el 1,90 de estatura, lo que le ayuda a no pasar apuros en los balones por alto. De notables reflejos y una velocidad de reacción muy alta, su falta de volumen corporal le hacen ser muy ágil de movimientos, siendo muy difícil de sorprender bajo palos.

Su personalidad le están haciendo ser cada día más importante en el conjunto rosarino, el principal baularte de una camada en la que también destacan Gabriel Báez, Franco Escobar, Daniel Mancini, Denis Rodríguez o Mauricio Tévez, entre otros, además de un fijo para Bernardi, que ha encontrado en Unsain un guardameta al que no le pesa la presión en los momentos de dificultad por los que pasa el 'leproso'. Sin duda, Ezequiel Unsain, internacional argentino sub-20 y con contrato con Newell's hasta finales del 2017, se postula como uno de los arqueros con más futuro del fútbol argentino. 

martes, 14 de julio de 2015

Mundial sub-20 Nueva Zelanda 2015

Celebrado entre el 20 de Mayo y el 30 de Junio de 2015 en Nueva Zelanda



PORTEROS


Predrag Rajkovic; Serbia (31/10/1995)

Guardameta de gran talla física. Con personalidad, transmite una gran fiabilidad. Domina con solvencia todos los registros. Muy rápido y seguro en las salidas por bajo, achicando bien espacios al delantero, y tapando huecos con mucha eficacia. Limitado en el juego con los pies, quizás le falte un punto de agilidad para llegar con facilidad a los balones más escorados por a ras de césped.

André Moreira; Portugal (02/12/1995)

Se ha mostrado como uno de los guardametas más regulares del campeonato, sin apenas cometer errores. Poco vistoso, no se luce demasiado, pero siempre cumplidor. Seguro bajo palos, ágil y de bueno reflejos, también ha demostrado seguridad cuando tiene que salir en balones aéreos.

Ibrahima Sy; Senegal (13/08/1995)

Portero con mucho carácter, con capacidad de mando, siempre ordenando a su defensa. Es atento y concentrado, muy metido en el partido en todo momento. Tiene una gran visión de juego que le hace adelantarse a la jugada y anticiparse al delantero, en muchas ocasiones subsanando el error de los centrales. Gran velocidad de reacción, ágil y de buenos reflejos, acude con una enorme decisión cuando le toca abandonar la portería. Deficitario en el juego de pies. Ha dejado alguna duda en las salidas, especialmente por despejes algo dubitativos.

Djigui Diarra; Mali (27/02/1995)

Guardameta sorprendentemente bajito, solo 1,73 de estatura, lo que no le es óbice para transmitir serenidad a su defensa y haberse convertido en uno de los mejores porteros del campeonato. Concentrado e intenso en su juego. Muy ágil de movimientos, es rápido cuando tiene que salir. Trata de subsanar la carencia de centímetros con velocidad y anticipación.

Jaime De Gracia; Panamá (11/05/1996)

De gran corpulencia física, muy espigado (1,95), ha destacado especialmente en agilidad y reflejos, siendo muy difícil de batir bajo palos. Ha dejado algún que otro partido realmente espectacular, amargando a los delanteros rivales y pareciendo casi inexpugnable, como ante Austria, donde incluso llegó a detener dos penaltis.

Gastón Guruceaga; Uruguay (15-03-1995)

Como ya hizo en el Sudamericano, ha demostrado ser un portero de absolutas garantías, con una personalidad y confianza impropias de su edad, con la que parece dominar toda situación que se presente en un partido. Extraordinaria seguridad en todas sus intervenciones. Mucha agilidad bajo palos pese a su gran envergadura. Es muy hábil en el uno contra uno a la hora de minimizar espacios. Se antepone con soltura en el juego aéreo. Si tiene que mejorar en el blocaje de primeras, para no dar opción a segundas oportunidades.


LATERALES (DERECHOS)


Milan Gajic; Serbia (28/01/1996)

Lateral derecho de amplio recorrido y muy buenas incorporaciones. Desde esta posición es capaz de producir bastante y dar profundidad en sus subidas, en ocasiones incluso llegando a línea de fondo o pisando área rival. Incisivo y recurrente en el esfuerzo, llega con mucha fuerza y potencia en los doblajes al extremo. No rehúye nunca finalizar la jugada con el disparo a portería cuando se aparece por fase ofensiva, con un potente golpeo desde media distancia. Se ha mostrado correcto en defensa, incluso realizando buenas ayudas al central.

Joao Pedro; Brasil (15/11/1996)

Desde el lateral derecho se ha erigido en uno de los elementos ofensivos más importantes de la selección brasileña. Con buena capacidad física, tiene habilidad para incorporarse al ataque tanto con balón controlado como combinando, dando profundidad a los ataques y llegando hasta muy arriba siempre que es posible. Le ha faltado regularidad, y en el aspecto defensivo ha dejado algunos espacios, aunque se ha visto beneficiado por las buenas basculaciones de sus compañeros.

Kevin Akpoguma; Alemania (19/04/1995)

El capitán de la selección teutona. Sobrio y serio en su cometido. A simple vista, su fisionomía parece más la de un defensor central que la de un lateral. Espigado, fuerte y fibroso, de piernas muy largas. Muy comedido posicionalmente, cierra bien su zona y se desplaza con solvencia hacia dentro cuando tiene que prestar ayudas al central. Además, sabe elegir con gran criterio cuando subir hacia el ataque y guarda una muy buena relación con la pelota.


LATERALES (IZQUIERDOS)


Rafa Soares; Portugal (09/05/1995)

Carrilero izquierdo de notable vocación ofensiva, pisa campo rival continuamente y con sus incorporaciones otorga una gran profundidad al juego por ese sector. Es habitual incluso que acabe la jugada pisando área rival y genera bastante en la producción ofensiva del equipo, siendo uno de los elementos atacantes más recurrentes. En defensa ha brillado menos, pero ha cumplido y tiene un retroceso tras pérdida rápido, lo que le permite evitar que le tomen las espaldas en muchas ocasiones, aunque por su ofensividad sí suele dejar espacios.

Nemanja Antonov; Serbia (06/05/1995)

Lateral zurdo, potente, de importante corpulencia física. Difícil de superar en el uno contra uno, especialmente en estático, su físico le vale para ganar la posición y salir vencedor en el cuerpo a cuerpo. No duda en incorporarse en cuanto tiene ocasión, y tiene una clarividencia interesante para aportar cosas en fase ofensiva. Buen equilibrio defensa – ataque, aunque atrás sí ha sufrido en algunos partidos importantes, sobre todo por dejar espacios a sus espaldas o cuando le ha tocado enfrentarse a extremos muy hábiles y veloces.

Mustapha Abdullahi; Nigeria (18/01/1996)

Fuerte y potente. De notable tendencia hacia el ataque, tanto que por momentos da la sensación de ser un volante más. Tiene muy buena capacidad para dar una salida de balón fluida por su sector, asociándose con gran precisión. Sus constantes incorporaciones hace que deje espacios a sus espaldas y el centro o mediocentro tenga que hacerle la cobertura.

 Eduard Sobol; Ucrania (20/04/1995)

Lateral izquierdo de buena planta física, alto, que ha destacado principalmente por su regularidad. Fiable en el uno contra uno, no suele tener problemas para interceptar el regate al extremo. Da prioridad a la seguridad ofensiva, pero sí muestra mucha inteligencia para elegir los momentos en los que debe aparecer por el ataque y hacer daño al rival.


CENTRALES


João Nunes; Portugal (19/11/1995)

Defensa central diestro, pero habitualmente se desenvuelve por el perfil izquierdo. De buena corpulencia física, alto y fuerte, aunque sin demasiado volumen muscular. Se muestra muy atento, realizando coberturas de trayectos cortos muy efectivas. Correoso en la marca y disciplinado en el posicionamiento, es potente por arriba y dominante en el área, aunque puede sufrir más cuando el delantero lo saca de su zona. Con la pelota en los pies busca el pase fácil lo más rápido posible.

Srdjan Babic; Serbia (22/04/1996)

Central zurdo, de gran estatura (1,92) y piernas muy largas. Va genial al corte y notable defendiendo en ataques frontales. El área es su hábitat natural y en ella se hace muy fuerte. Buena salida de balón, puede superar líneas de presión con pases internos e incluso deshacerse del rival mediante el recorte. Tiene que explotar más su envergadura en el juego aéreo. Lento, con problemas a campo abierto frente a delanteros veloces, esto trata de minimizarlo con su buena colocación y ha brillado mucho en un esquema que ha propuesto líneas muy juntas y dejado pocos espacios.

Milos Veljkovic; Serbia (26/09/1995)

Si Babic guarda siempre la posición, Veljkovic, su compañero en la zaga serbia, es un perfil opuesto, de mayor agresividad y con tendencia a seguir al delantero incluso abandonando su posición, lo que le ha supuesto algún que otro problema en balones a su espalda. Alto, fuerte y de considerable zancada, es complicado de superar en el cuerpeo. De buen juego aéreo, ha llevado peligro también en jugadas ofensivas a balón parado. En la salida trata de complicarse lo menos posible.

Lucas Cavalcante, Lucão; Brasil (23/03/1996)

Defensa central diestro, que puede actuar en ambos perfiles, durante el campeonato lo ha hecho en el sector izquierdo del centro de la zaga. Correcto con balón, aplomo y personalidad, muy intenso en su juego, apenas ha cometido errores. Sabe aguantar al delantero a campo abierto y es hábil en el corte. Bascular bien hacia los costados cuando tiene que taponar espacios ante la subida de los laterales.

Mauricio Lemos; Uruguay (28/12/1995)

Como ya hiciera en el Sudamericano, ha vuelto a rayar a gran nivel. El juego replegado y de pocos espacios de Uruguay le va como anillo al dedo a sus condiciones, ya que es un central de área, sobrio y firme. Va con decisión al corte, para ello no duda en ir al suelo. Siempre bien posicionado, intenso y contundente, esto último aún lo puede potenciar más. Tiene buena anticipación cuando sale de su zona. De buena capacidad física (1,86), esto le hace ir bien por arriba, y su fuerza le facilita la labor en el cuerpo a cuerpo frente al delantero. Noble, aunque a veces vaya fuerte en el tackle no es un jugador violento ni malintencionado.

Hamidou Maiga; Mali (02/01/1995)

A primera vista Maiga ya llama la atención de todos. Casi dos metros de pura fuerza y potencia, con una desarrollada vigorosidad muscular, es prácticamente imposible ganarle la posición cuando antepone su físico. Contundente, se ha mostrado acertado en los cruces, ha dejado bastantes más dudas con el balón en los pies, donde ha dejado ver sus limitaciones técnicas, por lo que trata de complicarse poco.

Souleymane Coulibaly; Mali (08/08/1996)

Complemento ideal de Maiga en el centro de la zaga maliense, con el que ha formado una de las duplas más seguras del campeonato, con unas condiciones radicalmente opuestas y dominando registros distintos. No muy alto (1,79), actúa por el perfil izquierdo, ejerciendo de corrector para los desajustes que surgen en el resto de la defensa, aprovechando su velocidad. Suele salir de su zona para presionar o anticipar al delantero, y es muy pegajoso e incómodo en el cuerpeo, pese a no poseer una gran corpulencia. Trata de minimizar riesgos en la salida de balón.

Taras Kacharaba; Ucrania (07/01/1995)

Defensa central diestro, aunque ajustable al perfil izquierdo, de gran estatura y bastante fuerte. Seguro y contundente, especialmente en el área, va muy bien al quite, y realiza notables coberturas al lateral cuando este se marcha al ataque. Va bien en el juego aéreo y protege con solvencia la posición. Firme y seguro, por lo general opta por el despeje en largo con la pelota.

Emanuel Mammana; Argentina (10/02/1996)

En una selección argentina  tácticamente calamitosa, que ha dejado muchísimos espacios en defensa y en numerosas ocasiones ha quedado excesivamente expuesta, Mammana ha vuelto a demostrar sus soberbias condiciones para llegar a ser un defensa central de primer nivel. Rapídisimo al corte y hábil a la hora de abarcar espacios y realizar coberturas, por momentos se ha tenido que desempeñar en una defensa de 3 y lo ha gestionado con soltura. Con garantías por arriba y credenciales para anteponerse al delantero en choque, a ello suma una técnica en la salida y elegancia con balón que le permite iniciar la jugada con una gran fluidez desde atrás. El equipo no ha estado a su altura.

Juan Quintero; Colombia (23/03/1995)

Es un central con unas condiciones casi inmejorables, fuerte físicamente, con carácter, jerarquía y capacidad de mando, pero tiene que madurar y mejorar en algunos aspectos para poder explotar todas esas virtudes. Debe elegir los momentos adecuados en los que se ha de emplear con contundencia. En ocasiones tiende a pasarse de revoluciones en algunos tackles o saliendo de posición en busca del delantero, y otras no se emplea con la suficiente convicción. Suele estar bien posicionado, con un poderoso cabeceo, y su salida de balón no es mala, pero la sensación es que en ocasiones se desenchufa y eso le cuesta caro.

Fidel Escobar; Panamá (09/01/1995)

Es un defensa central diestro aunque ha actuado en el perfil izquierdo. No destaca en el plano físico, ni por estatura ni por fuerza. Sí es ágil y de buena rapidez. Agresivo, incluso excesivamente duro en algunas intervenciones, yendo muy fuerte abajo. Donde más ha llamado la atención es en su salida de balón, le gusta siempre que puede salir jugando e incluso acompañar la jugada y terminarla si es posible, haciendo gala de un gran recorrido y apareciendo por el área rival en cuanto tiene ocasión. Fuerte golpeo de pelota, ha sido el encargado de ejecutar los penaltis.


MEDIOS


Danilo Barbosa da Silva; Brasil (28/02/1996)

Quizás el mediocentro más completo de este Mundial. Su fuerte carácter, jerarquía y autoridad, justifican su capitanía. Diestro, su principal misión ha sido la contención, dar equilibrio al equipo y proteger a la línea defensiva, algo que ha hecho con suficiencia. Además, ha dominado otros registros. Tiene condiciones para adaptarse como interior. Notable en el manejo de balón, su calidad en el pase le posibilita mover al equipo y dar fluidez en la transición pese a no ser un creador puro. Participa en la gestación de la  jugada siempre que puede y cuando su equipo ataca no duda en adelantar su posición. Brasil no ha encontrado un acompañante cuyo rendimiento estuviese tan solo cercano al suyo.

Sasa Zdjelar; Serbia (20/03/1995)

Mediocentro de perfil defensivo, ha actuado como pivote único por delante de la línea defensiva, en el 4-1-4-1 por el que ha apostado Paunovic. Diestro, buena capacidad física, aunque no demasiado fuerte. Tácticamente ha rozado la perfección. Correctamente posicionado en todo momento, realizando una labor importantísima en la resta, aplicado al corte y con grandes coberturas, siempre presto a desplegar ayudas a la línea defensiva y llevando a cabo una excelente lectura del juego. Atento a la hora de bascular y rápido en los desplazamientos, es muy productivo en la recuperación. En los balones divididos acostumbra a salir vencedor, más por anticipación o habilidad en el robo que por agresividad o supremacía física. Su debe se encuentra en el momento de combinar, es errático en el pase y suele fallar en entregas sencillas, algo en lo que tiene que mejorar bastante.

Tomás Podstawski; Portugal (30/01/1995)

De más a menos en el torneo. Su rol era el de ancla en la medular portuguesa, situado por delante de la defensa y guardando las espaldas a dos interiores, uno más ofensivo y otro con mayor ida y vuelta. Buen manejo de balón, aunque buscando el pase en corto y rápido, sabe interpretar muy bien el juego. Posicionado de manera eficiente, sus esfuerzos en las ayudas suelen ser cortos e intensos. Ha llegado a jugar como interior para sumar más trabajo al centro del campo.

Souleymane Diarra; Mali (30/01/1995)

Empezó el torneo como extremo derecho en la línea de tres mediapuntas, aunque pronto centró su posición y actuó en el doble pivote, haciendo las veces de mediocentro generador aunque sin renunciar a su tendencia ofensiva, pareciendo más por momentos un interior. Pequeño, rápido en la ejecución de movimientos y de muy buena técnica, con bastante habilidad como para deshacerse del rival mediante el regate. Su nivel asociativo es alto y tiene capacidad para avanzar y superar líneas de presión. Prácticamente todos los ataques de Mali empezaban o pasaban por sus botas. Ha gozado de cierta libertad de movimientos y eso lo ha aprovechado para aparecer por posiciones ofensivas en cuanto tiene ocasión, merodeando por zonas de ¾, aunque tiene que sumar llegada a la portería rival. Irregular, propenso a desaparecer, también tiene que mejorar en el bagaje defensivo.


Su rendimiento, al igual que el de Uruguay, no ha sido tan alto como en el Sudamericano. Aún así, ha vuelto a dejar patente muchas de sus virtudes que le hacen ser un jugador muy importante en este equipo. Medio de cierre con un fuerte carácter, trabajador, comprometido y con un nivel de sacrificio muy alto. Bajito y aparentemente no muy fuerte, eso no le cohíbe para ir al choque o lanzarse al suelo balones divididos. Sus ayudas son muy útiles al equipo, pero más por recorrido y desgaste físico que por un marcado sentido táctico. Pegajoso y batallador en la marca, es difícil deshacerse de él. No destaca por su técnica, pero sí es correcto en la entrega en corto.  En alguna ocasión ha partido como interior por izquierda, para reforzar el centro del campo, aunque su nivel se ha visto mermado y su peso en el juego decayó. Su trabajo le da mucho oxígeno al equipo.

Diego Poyet; Uruguay (08/04/1995)

Fue entrando en el equipo ya avanzado el torneo y agarró bastante peso en el esquema de Coito. Mediocentro diestro, de notable corpulencia física, fuerte y potente, algo pesado en los giros. Atento, intenso en su juego, esto le hace ir bien en la anticipación. Apenas se complica con balón, tratando de combinar rápido y sencillo al compañero más cercano. También ha jugado como central.

Godfred Donsah; Ghana (07/06/1996)

Medio defensivo, situado por delante de los centrales, en el 4-1-4-1 que ha dispuesto Ghana en este Mundial. Dotado de un físico muy poderoso, fortísimo, y con un tren inferior muy potente, lo que le hace proteger bien la pelota. Diestro, de manejo de balón más que aceptable e incluso apto para salir de la presión rival. Clarividencia para la conducción, superar al rival y combinar. Hábil en el robo, quizás algo estático para la posición que desempeña.

Mamadou Ndiaye; Senegal (30/12/1996)

Mediocentro diestro, de enorme corpulencia, 1.93 de estatura y mucho despliegue físico. Fuerte, potente, de gran desarrollo muscular y con amplio recorrido. Mucha briega y pelea en la medular, con cierta anarquía táctica. Mejor manejo de balón del que parece en un primer momento, la protege y es difícil arrebatársela cuando antepone su cuerpo. Con una arrancada muy poderosa, se asocia bien en corto y cuando se lanza hacia el ataque aporta frescura y sorpresa.


INTERIORES-MEDIAPUNTAS



El jugador de mayor talento del equipo campeón. De interior, ligeramente escorado hacia la izquierda o en la mediapunta, sus 192 centímetros no le restan un ápice de finura a su juego. Diestro, de técnica individual muy refinada y precisión en el pase. Con recepciones de primeras magistrales, una de las jugadas habituales era que su equipo le buscase en balones largos y el controlara con el pecho y saliese tras su hábil giro. Potente, lento y de buen uso de su cuerpo para proteger la pelota, debe ser más productivo en los últimos metros, así como acrecentar su verticalidad de cara a la portería rival.

Rony Lopes; Portugal (28/12/1995)

Interior zurdo, que sin embargo juega recostado sobre el perfil derecho, aunque siempre con tendencia a ir hacia dentro. Pequeñito, rápido y muy dinámico, aparece por diferentes posiciones y genera muchísimo con sus potentes arrancadas desde ¾. Gran cambio de ritmo, tiene muy buena facilidad para sacarse rivales de encima, dotado con muy buen manejo de balón. También ha jugado como extremo derecho, aunque aquí pierde bastante influencia en el juego, ya que su fútbol necesita de libertad de movimientos y presencia entre líneas.

Gedion Zelalem; Estados Unidos (27/01/1997)

Es un centrocampista de corte ofensivo, que se ha desenvuelto como interior en la línea de volantes en el 4-1-4-1 que dispone el técnico Tab Ramos. Por condiciones, es adaptable al mediocentro como iniciador de la jugada y organizador, ya que no es extraño verle retrasar su posición hasta cerca de la zona defensiva para recibir y dar salida al juego. Pequeño, de poca corpulencia física, con gran habilidad en el movimiento, juega mucho con su cuerpo, amagando y protegiendo con habilidad la pelota. Necesita el balón cerca de sus botas para sentirse importante. Su pierna dominante es la derecha, tiene una técnica individual muy depurada y un manejo muy fino, con gestos de enorme calidad en el regate. Su conducción y desborde en carrera le otorga una extraordinaria fluidez a las transiciones. Le falta sumar llegada al área rival y no ser en ocasiones tan individualista, ya que se excede en la tenencia de la pelota.

Alexis Zapata; Colombia (10/05/1995)

En una conjunto que le ha costado horrores el crear juego y ser dominante a través de la posesión, Zapata ha sido casi lo único que ha destacado en esta faceta. Volante zurdo que parte desde la banda izquierda en un 4-4-2, pero con tendencia a ir hacia el centro constantemente, en ocasiones incluso a la zona del mediocentro para ayudar en la creación. Pierde peso cuando queda encorsetado en banda. Descarado y atrevido, con gran capacidad en el regate, posee un manejo de balón superlativo, siempre muy pegado al pie, y de esta forma es capaz de ir sorteando rivales y superando líneas. Encargado de ejecutar el balón, tiene bastante fe en su disparo desde media distancia. Apenas utiliza la pierna diestra.

Clifford Aboagye; Ghana (11/02/1995)

Interior diestro. En un equipo que derrocha potencia y músculo, él es el que pone la pausa y llama la atención por ser un jugador más liviano físicamente, muy bajito, pero rápido y de gran habilidad. Se asocia con mucha calidad, y tiene muy buen manejo, siendo difícil de quitarle la pelota. Es el capitán, y atrevimiento y descaro no le faltan.

Viktor Kovalenko; Ucrania (14/02/1996)

Pese a ser el máximo goleador del torneo, no es un delantero centro y tampoco ha jugado como hombre más adelantado en su equipo. Diestro, de buena estatura, fibroso, rápido y muy dinámico. Habitualmente parte por detrás del 9, aunque en alguna ocasión lo ha hecho desde algunos metros más atrás, cerca de los medios. Puede convertirse en un gran socio para los demás atacantes, con capacidad para asistir al espacio. Es difícil de marcar por el rival porque goza de bastante libertad de movimientos y su radio de acción es muy amplio, siempre con la portería rival en mente y pudiendo entrar por cualquier zona. Brilla cuando surgen espacios y las transiciones son rápidas. Con talento y gran técnica, ha sido el jugador con mayor capacidad de desequilibrio de Ucrania. En ocasiones le ha faltado regularidad, desapareciendo por momentos de los partidos. Con gran facilidad goleadora, tiene un buen disparo con su pierna diestra, más colocado que fuerte, abriendo el pie en busca de ajustar la pelota hacia los palos.

Adama Traoré; Mali (28/06/1995)

Sorprende que haya sido nombrado mejor jugador del Mundial, cuando no ha sido el más desequilibrante y tampoco el futbolista más destacado de su equipo. Sin embargo, si ha dejado muestras, o más bien pinceladas, de su enorme calidad. Parte por detrás del punta, con movilidad y libertad, aprovechando su dinamismo y caída a los costados. Buen manejo de balón, combina bien, tiene capacidad para asistir y le pega a portería en cuanto tiene ocasión. Tiene que mejorar en la toma de decisiones, donde tiende a precipitarse.

Sidy Sarr; Senegal (05/06/1996)

Enganche zurdo muy espigado, de potente físico. Es el encargado de enlazar al centro del campo con el delantero, incidiendo siempre a la espalda de los mediocentros rivales. Le falta velocidad, tanto en carrera como en sus movimientos. Tiene capacidad para llegar y sorprender desde segunda línea. Golpeo de balón muy potente, acostumbra a precipitarse en en el disparo, adoptando a veces posiciones poco ortodoxas. Con criterio en el pase y buen desplazamiento de balón en largo, esto ha hecho que también haya jugado como mediocentro, encargado de la distribución del juego. Como pivote también ha mostrado algunas ayudas defensivas muy interesantes. Tiene carácter, tiende a enfadarse y a expresar su malestar si no le salen las cosas, no solo consigo mismo, también con sus compañeros.

Julian Brandt; Alemania (02/05/1995)

Probablemente habría sido uno de los jugadores del campeonato si su selección no hubiese caído antes de lo esperado. Habitualmente arranca desde la banda derecha, pero cae continuamente al carril central, y por momentos, también aparece por la izquierda. Muy inteligente en sus movimientos, destaca la seguridad que desprende en sus acciones con balón y el gran criterio que muestra en la toma de decisiones. Excelente visión de juego, esto, su alto capacidad de pase y su buen nivel asociativo, le hacen ser un arma muy peligrosa para el rival a la hora de lanzar contras. Desde la izquierda, una de sus jugadas predilectas es enviar pases en diagonal, cambiando la orientación del juego y buscando a los puntas.

Marc Stendera; Alemania (10/12/1995)

Volante ofensivo de poca estatura, pero no por ello débil físicamente, con un tren inferior fuerte. De gran movilidad, muy dinámico y activo, se ofrece en todo momento. Parte como mediapunta o también puede arrancar desde la izquierda. Es habitual verle retrasar su posición hasta la zona de creación para ayudar en la gestación de la jugada. Trata de pisar área rival en cuanto tiene ocasión.


EXTREMOS


Gelson Martins; Portugal (11/05/1995)

Jugador de banda, diestro, aunque perfectamente adaptable a ambos costados, ha sido habitual verlo permutar de banda de manera constante durante los partidos. De buen físico, hábil, rápido y potente en carrera. Trata de entrar siempre en juego, ofreciéndose en todo momento. Le encanta encarar, buscando el uno contra uno, desafiando en velocidad al defensor, una de sus jugadas más utilizadas es mostrarle la pelota al defensor y recortar rápido, explotando su buena salida en el regate por ambos perfiles. A veces retrasa su posición para ayudar a iniciar el ataque, ya sea conduciendo o combinando. Tiene buen toque de balón también para colocar centros al área. Es muy astuto cuando recibe de espaldas y se tiene que girar rápido para deshacerse del rival. Es muy generoso, en ocasiones demasiado, lo que implica que no finalice en algunas ocasiones cuando tiene la posibilidad, aunque durante el torneo ha ganado en confianza progresivamente y ha ido mirando más a portería. Su productividad ha sido enormemente alta, por momentos un puñal para el contrario muy difícil de detener.

Andrija  Zivkovic; Serbia (11/07/1996)

Extremo por derecha, aunque su pierna dominante es la izquierda. De poca estatura, pero potente, rápido y habilidoso. Hace daño al rival cuando realiza diagonales metiéndose hacia dentro y buscando el área. Tiene un excelente golpeo de balón, más posicionado que potente, esto le hace llevar gran peligro en las jugadas a balón parado. Tiene carácter, es muy impetuoso, temperamental, y tiende a protestar y enfadarse con frecuencia.

Gabriel Jesus; Brasil (03/04/1997)

Es un extremo derecho que tiene facilidad para soltarse por todo el frente ofensivo. Habilidad, talento y descaro, con una gran calidad técnica, tiene muy buena capacidad de desborde en el uno contra uno, incluso en espacios muy reducidos. Excesivamente individualista, en ocasiones le cuesta soltarla. Buena conducción y regate en carrera, tiene muchos argumentos para dañar al defensor. Con clarividencia para resolver en los últimos metros, ya sea asistiendo o finalizando. Le ha faltado regularidad.

Diedonne Gbakle; Mali (20/12/1995)

El jugador diferencial de Mali y uno de los futbolistas más espectaculares del torneo. Es un extremo zurdo, de físico medio, con gran agilidad de movimientos. Dotado de una técnica superlativa, es muy gambetero, y desafía continuamente a su par en el uno contra uno, en ocasiones demasiado. Tiende a hacerlo todo muy rápido, y esto le lleva a precipitarse en más de una ocasión. Individualista, con enorme descaro y desparpajo. Utiliza mucho el amago y el quiebro, incluso bastantes frivolidades como bicicletas o bailes sobre la pelota, tan peculiares como innecesarias en algunas ocasiones, ya que es habitual verle desplegar estos movimientos incluso sin haber ningún contrario cerca. De gran finura en todo lo que hace con balón, apenas utiliza la pierna derecha.

Mijat Gacinovic; Serbia (08/02/1995)

Lo pudimos ver en el primer partido como carrilero diestro, aunque durante el torneo se asentó como extremo izquierdo, a pierna cambiada. No es alto, pero sí habilidoso. Muy trabajador, académico tácticamente, con buenos ayudas al lateral. Es bastante rápido en carrera y con buen uno contra uno, le ha faltado ser más punzante y productivo en la faceta ofensiva.

Zsolt Kalmár; Hungría (09/06/1995)

Parte como extremo diestro, aunque también puede hacerlo como mediapunta, ya que es habitual que tenga bastante influencia en el juego interior. Espigado, de buen control de balón, protege bien la posición y es desequilibrante en el uno contra uno. Muy buen criterio en la toma de decisiones, genera muchísimo cuando encuentra espacios a partir de la zona de ¾.

Marcos Guilherme; Brasil (05/08/1995)

Arranca como extremo por izquierda, aunque es diestro. Su rendimiento ha sido inferior al que mostró en el pasado Sudamericano, pero pese a ello se ha mostrado como uno de los hombres más importante del subcampeón. Muy bajito, con tendencia siempre ha meterse hacia dentro e incluso ayudar en la creación. Rapidísimo, tanto en carrera como en la ejecución de movimientos, su irregularidad le priva de ser un jugador más determinante.


DELANTEROS


Rubio Rubin; Estados Unidos (01/03/1996)

Delantero centro que no destaca por su presencia física, pero sí por su movilidad, cayendo continuamente a los costados, actuando como punto de apoyo para los jugadores de segunda línea, que lo buscan, y él aguanta y descarga con mucho criterio. De buena velocidad, ataca con gran inteligencia los espacios, pasando largos tramos del partido fuera del área, y en ocasiones rematando más por llegada que por presencia cerca de la portería rival. Lleva a cabo un gran trabajo, dando muchos problemas a los centrales, sacándolo en numerosas ocasiones de su posición, y siendo difícil de marcar, pese a partir en inferioridad física en cuanto a corpulencia.

Ángel Correa; Argentina (09/03/1995)

La mejor noticia argentina en este Mundial ha sido comprobar que Correa está a su mejor nivel. Por momentos la única esperanza de un equipo que ha mostrado su peor cara. Hiperactivo, siempre voluntarioso y produciendo prácticamente todo el flujo ofensivo en Argentina, siendo el jugador más lúcido del ataque y por momentos retrasando notablemente su posición para ahí arrancar con pelota controlada y generar ataques.

Taiwo Awoniyi; Nigeria (12/08/1997)

Como ya hiciera en el Mundial U17 y en la Copa África U20, ha vuelto a ser uno de los hombres más importantes del combinado nigeriano y uno de los delanteros más completos de su generación. Pese a su fisionomía, altura media, delgado y algo desgarbado, de piernas largas, es un delantero de mucha movilidad, velocidad y amplia zancada, con una notable coordinación en sus movimientos. Sabe anteponer muy bien el cuerpo para proteger la posición o cubrir la pelota. Buen juego de espaldas, aunque a simple vista pueda parecer algo tosco, tiene buen manejo de la pelota, con capacidad asociativa y no es nada egoísta, asistiendo sin dudar al compañero si estar mejor situado. Muy inteligente a la hora de desmarcarse, especialmente buscando la espalda de los centrales. Es muy resolutivo en los últimos metros, siempre con más efectividad que plasticidad en todas sus acciones.

Rafael Santos Borré; Colombia (15/09/1995)

Pese a las dificultades que ha encontrado por el bajo nivel creativo de su equipo, Santos Borré ha vuelto a destacar. De buena capacidad física, ha lucido más cuando ha jugado en un doble 9 que como única referencia ofensiva. De muy buena participación en el trayecto de la jugada, móvil y con visión de juego. Busca siempre atacar a la espalda de los centrales. Ha tenido la personalidad suficiente como para tratar de echarse el equipo a sus espaldas en momentos complicados, incluso alejándose de la portería contraria y participar mucho más en la elaboración del juego, en un conjunto que ha encontrado graves problemas a la hora de proponer.

Artem Biesiedin; Ucrania (31/03/1996)

Actúa como hombre más adelantado, aunque sale con frecuencia del área. Diestro, de buena presencia física, fuerte. Tiene muy buena movilidad y por momentos parece más un “falso 9” que una referencia fija. Retrasa con frecuencia su posición, realizando un despliegue físico notable, y participa activamente en el trayecto de la jugada, aprovechando su buen manejo de balón.

Joao Rodríguez; Colombia (19/05/1996)

Fue el sacrificado cuando el técnico colombiano decidió sumar presencia en el centro del campo para tratar de paliar el problema de la construcción del juego, pero lo cierto es que cuando jugó lo hizo a muy buen nivel. Es un punta muy activo, de físico liviano, ágil, al que si no le llegan balones no duda en bajar para entrar más en juego. Diestro, de buena movilidad y desmarques interesantes. Tiene que sumar presencia en área rival y aumentar los registros goleadores.

Bence Mervo; Hungría (05/03/1995)

Delantero centro de potente condiciones físicas, en las cuales se apoya mucho para imponerse a la defensa rival. Debe explotar más su corpulencia en el cuerpo a cuerpo, especialmente en los balones divididos por alto, donde suele ir con poca determinación. Actúa como referencia fija. Tiene buen juego de espaldas y protege bien la pelota. No necesita muchas ocasiones para hacer gol o llevar mucho peligro a la portería rival, situándose muy bien en el área para encontrar el remate y aprovechar cualquier ocasión, con un notable sentido del oportunismo.

Hany Mukhtar; Alemania (21/03/1995)

El hombre más adelantado de Alemania, no ha ejercido como 9 de área. Sobresaliente en cuanto a sus movimientos, es muy dinámico, difícil de enjaular por la defensa rival, que sufre ante la diversidad de posiciones por las que puede aparecer y desmarques que suele tirar. Retrasa su posición con frecuencia para entrar más en juego, con un alto nivel combinativo. Pese a anotar 4 goles en 5 partidos (3 de ellos en un solo encuentro), ha dejado alguna duda de cara a su eficacia rematadora, ya que ha fallado oportunidades importantes y le ha faltado contundencia de cara a gol.

Aung Thu; Birmania (22/05/1996)

Delantero centro pequeñito, hábil y escurridizo, también puede partir desde la izquierda en un 4-5-1. Buena conducción en carrera, donde es difícil de parar por su notable cambio de ritmo, con muy buen manejo, movilidad y gran agilidad para salir de la presión del rival pese a partir en teoría en desventaja por su falta de corpulencia. Cuando arranca desde la izquierda es habitual que se meta hacia zonas centrales, salga por fuera en el regate y enfile hacia la portería rival, confiando en su buen disparo con la pierna derecha, con la que tiene un golpeo muy seco.

André Silva; Portugal (06/11/1995)

Delantero centro, habitualmente fuera del área, participando en la gestación de la jugada. Suele recibir a muchos metros de la portería rival. Trabajador, de buena asociación, aporta bastante en el juego combinativo de Portugal, además de por momentos desahogar el juego con sus descargas, pero le falta instinto en el área y ser más efectivo de cara a gol. Ha demostrado poco tino y necesitar bastantes ocasiones para anotar.


Nuestro XI ideal

martes, 30 de junio de 2015

Sergej Milinković

Serbia se ha proclamado campeón del Mundo en categoría sub-20 del Mundial disputado en Nueva Zelanda, situando en el escaparate a una de las generaciones de mayor talento que han fabricado los balcánicos en los últimos tiempos, adiestrada además por el excelente trabajo del ex futbolista Veljko Paunović, que ha dado muestras de tener un equipo trabajado y con variantes tácticas muy interesantes. De este combinado serbio destacan varios jugadores que ya empiezan a sonar para grandes clubes, como son los casos de Milan Gajic, Nemanja Antonov, Sasa Zdjelar, Mijat Gacinovic, Andrija Zivkovic, o nuestro protagonista de hoy, Sergej Milinković-Savić, 20 años, (27 de Febrero de 1995, Lleida, España). Hijo de futbolista, su padre, Nikola Milinković, militaba en el Lleida cuando el nació, por eso lo hizo en esta localidad, aunque siempre tuvo claras sus raíces. Comenzó a jugar para la Vojvodina, con el que dio el salto al primer equipo en la temporada 2013-2014. Solo una campaña y poco más de una decena de partidos le valieron para que el Genk apostase por él y se lo llevase a Bélgica.

Milinković es un centrocampista de clara vocación ofensiva, que puede jugar por dentro, como interior (así lo ha hecho en la mayor parte de este campeonato con Serbia, en un 4-1-4-1), algo más adelantado, como mediapunta por detrás del delantero, o también partiendo desde fuera, escorado hacia un costado, generalmente el izquierdo. No rehúye el colaborar en la faceta defensiva, más por presencia, uniéndose a los medios en la presión por acumulación, que destacando en coberturas o ayudas. Puntualmente puede colaborar a dar salida al juego, aunque no es un organizador, y rara vez retrasa su posición hasta la base de la jugada. Él necesita cierta libertad de movimientos, autonomía para oscilar entre líneas, a la espalda de los mediocentros rivales, e incluso pisar área rival, aspecto en el que puede crecer bastante más.

De primeras, Milinković es un jugador que ya llama la atención por sus 192 centímetros y una notable potencia. Su estatura no es óbice para que posea una excelente coordinación de movimientos. Es lento, tanto en carrera como en los giros, aunque esto lo camufla con una alta velocidad mental y una buena habilidad para proteger la pelota. Es un jugador duro en el choque, no resulta fácil arrebatarle el balón y menos aún mandarle al suelo. Su estatura le hace ir bien por arriba, lo que propicia que lo veamos en algunas jugadas ofensivas de estrategia, situado en el primer palo, para prolongar o dar opciones de remate a sus compañeros.

Su talla, unido a una técnica individual muy refinada, le hacen ser bastante elegante. Muy buenas recepciones de primeras, tanto con el pie como bajando la pelota con el pecho, esto hace que su equipo lo utilice en más de una ocasión como recurso para el balón en largo, donde recibe de espaldas a portería, controla y toca con criterio. Tiene recursos para salir de la presión mediante el regate, con la pelota muy pegada a su pierna derecha, optando habitualmente en salir por dentro en el quiebro. Se asocia rápido y por lo general, con precisión, dando velocidad a las transiciones, aunque a veces se precipita y eso le hace errar en entregas sencillas. Con buena visión de juego, pase en largo, y capacidad para asistir al delantero, especialmente en balones a la espalda de los centrales. Encargado de ejecutar las jugadas a balón parado, tiene buen disparo a portería desde media distancia, donde destaca más por colocación que por potencia.

Es un jugador algo anárquico, y que debe sumar intensidad a su juego, ya que en ocasiones es propenso a desaparecer del partido o adquirir poco peso en él, mostrando falta de regularidad. Internacional sub-19 –con el que se proclamó campeón de Europa firmando un muy buen torneo-, sub-20 y sub-21, el verano pasado firmó un contrato con el KRC Genk que lo une hasta mediados del 2019, aunque ya han empezado a sonar rumores que lo sitúan en Inglaterra e Italia.